SOBRE EL AMOR EN LA FAMILIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda - Mensajes del Papa) el texto completo de la Carta Apostólica 'Misericordia et Mísera'

martes, 9 de diciembre de 2014

El deseo del Padre celestial es que no se pierda ninguno de sus hijos

¡Amor y paz!

El Señor, en el Evangelio de este día, invita a su Iglesia a salir al encuentro del hombre pecador, para convertirse para él en una manifestación del amor misericordioso y salvador de Dios. 

Los invito, hermanos, a leer y ,meditar el Evangelio y el comentario, en este martes de la 2ª, semana de Adviento.

Dios los bendiga…

Evangelio según San Mateo 18,12-14. 
Jesús dijo a sus discípulos: "¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y una de ellas se pierde, ¿no deja las noventa y nueve restantes en la montaña, para ir a buscar la que se extravió? Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrará más por ella que por las noventa y nueve que no se extraviaron. De la misma manera, el Padre que está en el cielo no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeños." 

Comentario

Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. Los que hemos aceptado y hecho nuestra la salvación que Dios nos ofrece por medio de Jesús, su Hijo, continuamos siendo frágiles y expuestos a un sinnúmero de tentaciones, que muchas veces, por desgracia, nos desvían del camino de la salvación. Y Dios, por medio de su Hijo, ha salido a buscar a sus ovejas, que se descarriaron seducidas por el mal. Y al encontrarlas las ha cargado, jubiloso, sobre sus hombros. La cruz que lleva sobre sus hombros es el hombre pecador, que va a ser redimido para que vuelva, purificado de todo pecado, a la casa del Padre.

Cristo ha dado su vida por nosotros porque nos ama. Mediante su propia entrega han terminado los días de nuestra esclavitud al pecado y nuestro destino a la muerte. Dios nos ha mirado con misericordia y nos ha liberado para hacernos hijos suyos. Él, por medio de su Hijo Jesús, nos ha cargado sobre sus hombros y, lleno de alegría, nos ha llevado de vuelta a su Casa. Este retorno a Él, esta alegría, este encuentro con Él se realiza en este momento, el más importante en la vida del hombre de fe mientras camina por este mundo. Contemplemos a Cristo y seamos testigos de su entrega amorosa por nosotros. Dejémonos salvar por Él.

La Iglesia de Cristo no puede dedicarse a perseguir a los pecadores. Y al acercarse a ellos no puede ir con el gesto amenazante de un juez implacable, sino con el amor misericordioso de Dios que les llama para conducirlos a la casa paterna, no a golpes, sino cargándoles sobre los propios hombros. Así, la Iglesia de Cristo, está llamada a convertirse en fuente de perdón, de paz y de amor al estilo de Jesús. El Señor quiere continuar haciéndose cercanía para el hombre pecador, para salvarlo. Y esa es la misión que le ha confiado a su Iglesia, la cual prolonga en la historia el amor salvífico que Dios nos manifestó en su Hijo Encarnado.

Dios no quiere que nadie se pierda. No podemos, por tanto, pasarnos la vida estigmatizando o condenando a los pecadores, sino saliendo a su encuentro para salvarlos. Una Iglesia burócrata; una Iglesia que sólo se conforma con proclamar el Evangelio en los recintos sagrados; una Iglesia que espera que todos lleguen a ella, pero que es incapaz de empolvarse los pies y de meter el cuerpo entre los espinos para rescatar a los pecadores, no puede llamarse en verdad Iglesia de Cristo.

El Señor dio su vida para salvar a los pecadores; ese es el amor con que nos amó. ¿Qué hacemos nosotros para continuar su obra de salvación en el mundo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada