EL PAPA EN COLOMBIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda) los textos completos de las principales intervenciones del Papa Francisco en Colombia

sábado, 8 de abril de 2017

"Dios escribe derecho en renglones torcidos”

¡Amor y paz!

Los invito, hermanos, a leer y meditar la Palabra de Dios y el comentario, en este sábado de la 5ª semana de Cuaresma.

Dios nos bendice...

Ezequiel 37,21-28

Los haré un solo pueblo

Así dice el Señor: "Yo voy a recoger a los israelitas por las naciones adonde marcharon, voy a congregarlos de todas partes y los voy a repatriar. Los haré un solo pueblo en su país, en los montes de Israel, y un solo rey reinará sobre todos ellos. No volverán a ser dos naciones ni a desmembrarse en dos monarquías. No volverán a contaminarse con sus ídolos y fetiches y con todos sus crímenes. Los libraré de sus pecados y prevaricaciones, los purificaré: ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios. Mi siervo David será su rey, el único pastor de todos ellos. Caminarán según mis mandatos y cumplirán mis preceptos, poniéndolos por obra.
Habitarán en la tierra que le di a mi siervo Jacob, en la que habitaron vuestros padres; allí vivirán para siempre, ellos y sus hijos y sus nietos; y mi siervo David será su príncipe para siempre. Haré con ellos una alianza de paz, alianza eterna pactaré con ellos. Los estableceré, los multiplicaré y pondré entre ellos mi santuario para siempre; tendré mi morada junto a ellos, yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y sabrán las naciones que yo soy el Señor que consagra a Israel, cuando esté entre ellos mi santuario para siempre."

Interleccional: Jeremías 31

El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño.

Escuchad, pueblos, la palabra del Señor, / anunciadla en las islas remotas: / "El que dispersó a Israel lo reunirá, / lo guardará como un pastor a su rebaño." R.
Porque el Señor redimió a Jacob, / lo rescató de una mano más fuerte. / Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión, / afluirán hacia los bienes del Señor. R.
Entonces se alegrará la doncella en la danza, / gozarán los jóvenes y los viejos; / convertiré su tristeza en gozo, / los alegraré y aliviaré sus penas. R.

Juan 11,45-57

Para reunir a los hijos de Dios dispersos

En aquel tiempo, muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él. Pero algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús. Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín y dijeron: "¿Qué hacemos? Este hombre hace muchos signos. Si lo dejamos seguir, todos creerán en él, y vendrán los romanos y nos destruirán el lugar santo y la nación." Uno de ellos, Caifás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: "Vosotros no entendéis ni palabra; no comprendéis que os conviene que uno muera por el pueblo, y que no perezca la nación entera." Esto no lo dijo por propio impulso, sino que, por ser sumo sacerdote aquel año, habló proféticamente, anunciando que Jesús iba a morir por la nación; y no sólo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos.
Y aquel día decidieron darle muerte. Por eso Jesús ya no andaba públicamente con los judíos, sino que se retiró a la región vecina al desierto, a una ciudad llamada Efraín, y pasaba allí el tiempo con los discípulos. Se acercaba la Pascua de los judíos, y muchos de aquella región subían a Jerusalén, antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jesús y, estando en el templo, se preguntaban: "¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?" Los sumos sacerdotes y fariseos habían mandado que el que se enterase de dónde estaba les avisara para prenderlo.

Comentario

1. La gran promesa

1.1 Hoy la cuaresma se abre al misterio de la Semana Mayor. Mañana es Domingo de Ramos y es preciso que tengamos en nuestro corazón una esperanza muy nítida, muy firme, muy bella, porque es grande el misterio de piedad que verán nuestros ojos.

1.2 Pocos textos como la lectura de Ezequiel en este día resumen tan preciosamente las promesas de Dios, que ciertamente desbordan nuestros anhelos y los sacian de cielo.

1.3 Mira cuántas cosas nos promete el Señor por boca de este profeta: el cumplimiento de las promesas hechas al pueblo de la alianza; la reconciliación y la unidad, la victoria sobre la idolatría, el fin de la tiranía del pecado, una nueva pureza, estado de amistad y amor con Dios, dulzura en una paz estable y duradera, gloria entre todos los pueblos.

1.4 Si examinamos estos bienes maravillosos notamos que comprenden dos momentos básicos: la sanación de las heridas del mal y la consolidación en la obra del bien. Y eso es la Pascua, eso es lo que el Señor ha querido darnos con la muerte de Cristo, en la que nuestros males han muerto y con la Resurrección de Cristo, en donde ha encontrado cimiento y fuerza toda bendición.

2. Escribe derecho en renglones torcidos

2.1 ¡Qué lógica retorcida y perversa la de aquellas autoridades judías! Para ellos el "desastre" es que la gente crea en el Mesías y la "solución" es matar a Jesús, para que el pueblo se salve. Y sin embargo, su lógica resultó siendo cierta, no porque fuera verdadera, sana o buena, sino porque en este pasaje de hoy, más que en ningún otro, se cumple que "Dios escribe derecho en renglones torcidos".

2.2 A veces uno se extraña y se espanta de descubrir cuánta sevicia y odio increíble llegaron a acumular estos hombres contra Jesucristo. Uno sabe que detrás de esa animosidad está en últimas el diablo, pero eso no nos excluye ni nos exime de examinar qué causas próximas encendieron tanta ira y tanto encono.

2.3 Básicamente el punto parece ser que el Evangelio de la gracia allanaba de tal manera el encuentro con Dios, Padre de amor y perdón, que hacía superfluo todo el montaje de conveniencias y alianzas humanas, todo el tejido de afectos carnales y pactos de familia que habían logrado construir esas "autoridades". Los saduceos, con su descarado maridaje con los romanos, y los fariseos, ebrios de su vanidad de fachada religiosa, veían espantados que Dios estaba demasiado cerca y que todo lo que ellos habían levantado con el esfuerzo de una vida se venía al suelo ante la noticia de un amor sanador, perdonador, gratuito y bello como el que ofrecía Jesús. Aceptar a Jesús implicaba renunciar a la tarea de toda su vida. Y, como dijo el Señor, querían "conservar" su vida... y por eso la estaban "perdiendo". Resultaron capaces de sacrificar al autor de la vida por no perder lo que habían pretendido con su labor y su amor a sí mismos.

2.4 Hermanos, el drama está presto a realizarse. Entendemos, con Ezequiel, los planes del amor divino; descubrimos, con Juan, los planes del egoísmo humano. Esta Semana que va a comenzar, Semana Santa, nos dirá quién ganó y a qué precio.

http://fraynelson.com/homilias.html. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario