EL PAPA EN COLOMBIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda) los textos completos de las principales intervenciones del Papa Francisco en Colombia

jueves, 5 de enero de 2017

El Cristo de la agonía y la donación absoluta, ese sí me redime, ese sí me llama a amar

¡Amor y paz!

Los invito, hermanos, a leer y meditar la Palabra de Dios y el comentario, en esta Feria de tiempo de Navidad (5 ene.)

Dios nos bendice...

Epístola I de San Juan 3,11-21. 

Hijos míos: La noticia que oyeron desde el principio es esta: que nos amemos los unos a los otros. No hagamos como Caín, que era del Maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano, en cambio, eran justas. No se extrañen, hermanos, si el mundo los aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la Vida, porque amamos a nuestros hermanos. El que no ama permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un homicida, y ustedes saben que ningún homicida posee la Vida eterna. En esto hemos conocido el amor: en que él entregó su vida por nosotros. Por eso, también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos. Si alguien vive en la abundancia, y viendo a su hermano en la necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá en él el amor de Dios? Hijitos míos, no amemos solamente con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad. En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas. Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza, 

Salmo 100(99),2.3.4.5. 


Sirvan al Señor con alegría,
lleguen hasta él con cantos jubilosos.
Reconozcan que el Señor es Dios:

él nos hizo y a él pertenecemos;
somos su pueblo y ovejas de su rebaño.
Entren por sus puertas dando gracias,

entren en sus atrios con himnos de alabanza,
alaben al Señor y bendigan su Nombre.
¡Qué bueno es el Señor!

Su misericordia permanece para siempre,
y su fidelidad por todas las generaciones.

Evangelio según San Juan 1,43-51. 


Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: "Sígueme". Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe encontró a Natanael y le dijo: "Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret". Natanael le preguntó: "¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?". "Ven y verás", le dijo Felipe. Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: "Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez". "¿De dónde me conoces?", le preguntó Natanael. Jesús le respondió: "Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera". Natanael le respondió: "Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel". Jesús continuó: "Porque te dije: 'Te vi debajo de la higuera', crees . Verás cosas más grandes todavía". Y agregó: "Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre."  
Comentario


1.1 En la Primera Carta de Juan, que venimos meditando en Navidad, hay una analogía profunda y muy fecunda entre la verdad de Cristo y la verdad de la vida cristiana.

1.2 Una imagen de Cristo como una especie de idea, o de luz inmaterial, o de portador de un conocimiento, algo en fin de corte gnóstico, era lo que predicaban los herejes a los que combate el apóstol Juan en esta carta.

1.3 Porque no debemos pensar que este apóstol escribió este mensaje sólo como una meditación sabrosa sobre el amor, ni mucho menos como un efluvio romántico, aunque tanto se mencione el amar en sus capítulos. Esta carta proviene de un contexto de polémica, y la polémica es con aquellos que querían mirar la revelación cristiana como una especie de precioso relato o de brillantísima teoría. Frente a ellos, Juan presenta lo que ha "tocado." No arguye desde una solidez de razones ni desde una explosión de emociones sino desde la fe que brota de la carne realmente crucificada y realmente gloriosa.

1.4 La verdad de la carne de Cristo, o la verdad de la Encarnación es de tal modo central en esta Carta, que probablemente sea esa la razón fundamental para que la Iglesia nos invite a meditarla en la Navidad, cuando la carne del Hijo de Dios está ante nuestros ojos y nuestro corazón.

2. Carne Verdadera, Vida Verdadera

2.1 La verdad de la carne de Cristo es también la verdad de su sangre y de su sacrificio, y por lo tanto, la verdad de su amor. La idea de que Dios nos ama no mana sangre.

2.2 La sangre era en el Antiguo Testamento el símbolo por excelencia de la vida. Ahora, con el sacrificio redentor del Señor, esa sangre preciosa, más que ninguna otra, anuncia la vida nueva, la vida en que el amor hasta el extremo tiene un lugar, o mejor: el primer lugar.

2.3 Se entiende así que la vida cristiana, nacida de ese amor, tiene como criterio a la vida misma de Cristo. Un Cristo gnóstico, un Cristo de la Nueva Era, convertido solamente en maestro de luz, puede decir cosas lindas sobre el amor, pero no exige amar porque su naturaleza sería diversa de la nuestra.

2.4 Un Cristo de humo, así fuera humo luminoso, nada sensato podría decirle a mis huesos y a mi carne, que pesan, crujen y demandan. El Cristo de la Sangre santa y viva, el Cristo de la agonía y la donación absoluta, ese sí me habla, ese sí me redime, ese sí me transforma, y desde el ser nuevo que me regala, me llama a amar sin límites, como Él.

http://fraynelson.com/homilias.html.



No hay comentarios:

Publicar un comentario