SOBRE EL AMOR EN LA FAMILIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda - Mensajes del Papa) el texto completo de la Carta Apostólica 'Misericordia et Mísera'

miércoles, 28 de septiembre de 2016

¿Qué te distrae del seguimiento a Jesús?

¡Amor y paz!

Los invito, hermanos, a leer y meditar el Evangelio y el comentario, en este miércoles de la 26ª semana del Tiempo Ordinario.

Dios nos bendice…

Evangelio según San Lucas 9,57-62.

Mientras Jesús y sus discípulos iban caminando, alguien le dijo a Jesús: "¡Te seguiré adonde vayas!". Jesús le respondió: "Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza". Y dijo a otro: "Sígueme". El respondió: "Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre". Pero Jesús le respondió: "Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios". Otro le dijo: "Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos". Jesús le respondió: "El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios". 

Comentario

Jesús, de camino a Jerusalén, se encuentra con posibles candidatos para el anuncio del reino. La primera persona se ofrece a seguirlo, “te seguiré adonde vayas”. Jesús no le dice si o no, solo describe lo radical de su propuesta, que implica vivir sin casa y sin su familia biológica.

Los otros dos candidatos responden a la invitación, pero ponen requisitos justos. “Déjame primero ir a enterrar a mi padre”. Esto exigía la Ley de Moisés del buen hijo. Jesús propone otra manera de entender la ley; el reino no admite competencia.

El último candidato quiere seguir a Jesús, después de despedirse de su familia, como lo hizo Eliseo antes de seguir a Elías. Jesús se muestra intransigente ante tal pedido, por la prioridad que tiene el anuncio del reino. La misión de Jesús es compartida, necesita de personas enamoradas del reino, a las que nada ni nadie se les interponga en la construcción de la comunidad alternativa del camino.

Jesús no propone vivir desconectado de la familia o de la comunidad, ni caminar solo. Lo que propone es cambiar la familia biológica por otras nuevas familias que compartan los valores del reino. ¿Estás dispuesto/a a apropiarte los valores del reino para seguir libremente a Jesús? ¿Qué te distrae del seguimiento a Jesús?

Servicio Bíblico Latinoamericano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada