SOBRE EL AMOR EN LA FAMILIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda - Mensajes del Papa) el texto completo de la Carta Apostólica 'Misericordia et Mísera'

viernes, 9 de septiembre de 2016

"¿Puede un ciego guiar a otro ciego?”

 ¡Amor y paz!

Los invito, hermanos, a leer y meditar el Evangelio y el comentario, en este viernes de la 23ª semana del tiempo ordinario.

Dios nos bendice...

Evangelio según San Lucas 6,39-42. 
Jesús hizo a sus discípulos esta comparación: "¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo? El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro. ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: 'Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo', tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano." 
Comentario

Jesús continúa instruyendo a los discípulos, y los llama a ser pastores de su pueblo. Condición para ejercer tal ministerio es que sus seguidores puedan ver las cosas y verse a sí mismos con claridad.

En primer término, la visión se relaciona con la capacidad necesaria para ejercer el servicio que se les encomienda. Es absurdo pretender indicar a otros lo que no se conoce. Si quien ocupa puestos de conducción no sabe hacia dónde debería ir o hacia dónde se dirige efectivamente con las acciones que realiza, nos encontramos en problemas. ¿Cómo podría guiar a otros quien no tiene idoneidad para entender situaciones y planificar estrategias, o llevarlas adelante?

En segundo lugar, pero no por eso menos importante, la capacidad de ver está relacionada con la posibilidad de reconocerse a sí mismos, con humildad y sin ambigüedades. Así, cuando tengan que acompañar a otras personas, podrán ayudarlas en su proceso de crecimiento y de maduración en la fe, sin ponerse por encima de ellos.

El camino de seguimiento es un continuo aprendizaje en el cual todos compartimos la misma y única categoría de discípulos. Llegar a ser semejantes a Cristo, parecernos al Maestro, nos lleva la vida. ¿Tienes capacidad de ver lo que Jesús te pide? 

Servicio Bíblico Latinoamericano 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada