EL PAPA EN COLOMBIA

Encuentre aquí (columna de la izquierda) los textos completos de las principales intervenciones del Papa Francisco en Colombia

viernes, 20 de enero de 2017

Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él y enviarlos a predicar

¡Amor y paz!

Los invito, hermanos, a leer y meditar el Evangelio y el comentario, en este viernes de la segunda semana del tiempo ordinario.

Dios nos bendice...

Carta a los Hebreos 8,6-13. 
Hermanos: Cristo ha recibido un ministerio muy superior, porque es el mediador de una Alianza más excelente, fundada sobre promesas mejores. Porque si esta primera Alianza hubiera sido perfecta, no habría sido necesario sustituirla por otra. En cambio, Dios hizo al pueblo este reproche: Llegarán los días -dice el Señor- en que haré una Nueva Alianza con la casa de Israel y la casa de Judá, no como aquella que hice con sus padres el día en que los tomé de la mano para sacarlos de Egipto. Ya que ellos no permanecieron fieles a mi Alianza, yo me despreocupé de ellos -dice el Señor- : Y ésta es la Alianza que estableceré con la casa de Israel después de aquellos días -dice el Señor- : Pondré mis leyes en su conciencia, las grabaré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi Pueblo. Entonces nadie tendrá que instruir a su compatriota ni a su hermano, diciendo: "Conoce al Señor"; porque todos me conocerán, desde el más pequeño al más grande. Porque yo perdonaré sus iniquidades y no me acordaré más de sus pecados. Al hablar de una Nueva Alianza, Dios declara anticuada la primera, y lo que es viejo y anticuado está a punto de desaparecer. 
Salmo 85(84),8.10.11-12.13-14


¡Manifiéstanos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación!
Su salvación está muy cerca de sus fieles,
y la Gloria habitará en nuestra tierra.

El Amor y la Verdad se encontrarán,
la Justicia y la Paz se abrazarán;
la Verdad brotará de la tierra
y la Justicia mirará desde el cielo.

El mismo Señor nos dará sus bienes
y nuestra tierra producirá sus frutos.
La Justicia irá delante de él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos.

Evangelio según San Marcos 3,13-19. 
Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia él, y Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios. Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro; Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó.  
Comentario


1.1 La antigua alianza era imperfecta; la nueva es perfecta. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia? Ambas son alianzas entre Dios y el hombre. ¿Qué hace perfecta, y por lo tanto eterna, a la alianza en la Sangre de Cristo?

1.2 La antigua alianza resultó imperfecta, dice Dios, porque "ellos no fueron fieles a mi alianza y por eso los rechacé" (Heb 8,9). Todo en una alianza radica en la palabra "fidelidad"; destruida la fidelidad poco o nada queda de la alianza. Así entendemos qué fallaba en el antiguo pacto: aunque señalaba apropiadamente los términos, no podía hacer nada frente al problema de la infidelidad. Sólo podía señalar y condenar el mal, pero no sanar las heridas que causa ni dar la gracia necesaria para destruir su encanto y su fuerza.

1.3 Esto es lo nuevo que trae la nueva alianza. En el pacto nuevo, sellado en la Sangre de Jesucristo, encontramos por fin una respuesta al problema de la infidelidad humana. Jeremías, citado aquí por la Carta a los Hebreos, ya lo había explicado, aunque algo veladamente: "Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Nadie tendrá ya que instruir a su hermano diciendo: Conoce al Señor, porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor" (Jer 31,33-34).

1.4 La alianza perfecta está escrita "en el corazón". No es un precepto externo que tenga que ser intimado por una presión externa o por una exhortación continua. Las alianzas antiguas, hasta la de Moisés, indicaban exteriormente cuál es el bien y cuál el mal pero existían sólo como indicadores, y por lo tanto carecían de poder frente a las insinuaciones del mal. La alianza nueva, la perfecta, indica, pero sobre todo, mueve; impulsa interiormente; transforma el propio ser. Frente a esta novedad maravillosa entendemos por qué de la anterior alianza se dice: "lo que se vuelve viejo y anticuado, está a punto de desaparecer" (Heb 8,13), con lo cual el autor de esta Carta desea que sus lecotres comprendan los límites irreversibles de la alianza que hasta entonces conocían.

2. Los Judíos mesiánicos

2.1 Un tema un poco polémico relacionado con esta enseñanza radica en esta pregunta: ¿es lícito practicar los ritos de la antigua alianza dentro de la nueva? Existe un grupo religioso, los "Judíos Mesiánicos", que reconocen en Jesús al Mesías (Mashiaj) esperado por Israel, predican, como nosotros, que Él es el Hijo de Dios, y el que tenía que venir al mundo. Algunos de estos judíos mesiánicos se consideran "cercanos" o incluso "hermanos" con la Iglesia Católica, otros, en cambio, se ven y proclaman como hostiles a lo que ellos consideran engaños de esta misma Iglesia. Estamos, pues, ante una realidad compleja, de la que sin embargo hay que estar enterado, porque tarde o temprano aparecerá en el camino.

2.2 Utilizan sí, con preferencia los términos hebreos para referirse tanto a la Escritura como a los puntos centrales de nuestra fe: Jesús es Yeshúa, el Espíritu Santo es Ruaj haKodesh; el nombre de Dios lo suelen escribir omitiendo una vocal, para indicar que es un nombre impronunciable: Di-s. Un sacerdote es un cohén y un obispo es un bishof; la Eucaristía se llama Seudat y el bautismo tevilá; el Evangelio es la Besurá, mientras que el Antiguo Testamento es el Tanak y el Nuevo Testamento es B´rit Hajadashá. Conservan, sin embargo, prácticas judías como el servicio sinagogal, llamado Avodá y otras oraciones y bendiciones del judaísmo tradicional. ¿Qué decir de todo esto?

2.3 Por ahora nuestro propósito es más informativo que otra cosa. Creo que sí es importante no dejarnos seducir por el ambiente de misterio y del encanto de los nombres extraños. Buscar y amar nuestras raíces judías puede traer inmensos bienes y puede convertirse en un puente de diálogo con los actuales judíos, o mejor: con las diversas ramas del judaísmo no cristiano. Además, el amor a la lengua y las costumbres hebreas puede servir de "diccionario existencial" que nos ayuda a comprender los términos mismos de la Escritura desde una perspectiva distinta al marco demasiado conceptual y objetivante de nuestras tradiciones filosóficas occidentales.

2.4 Por otro lado, la práctica de tantos ritos hebreos y la cercanía racial y cultural con judíos indiferentes, suspicaces o adversos al cristianismo puede traer graves consecuencias, como por ejemplo, relativizar todo aquello que de modo más o menos arbitrario se estime como "demasiado católico"; por decir algo: el enunciado del dogma trinitario o de la explícita divinidad de Jesucristo.

2.5 Aún más: las severas advertencias de Pablo contra los Gálatas, que empezaban a dar grandísima importancia a la circuncisión y a la práctica de la ley, no han sido contradichas por la Escritura ni por la tradición centenaria de la Iglesia: " Mirad, yo, Pablo, os digo que si os dejáis circuncidar, Cristo de nada os aprovechará. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la ley. De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído" (Gál 5,2-4). El peligro de fondo entonces no está en la interpretación teológica ni en la celebración litúrgica, sino en el corazón mismo de nuestra fe, es decir, en el cimiento que nos permite reconocernos salvos por la sola gracia de Dios. Sobre este tema, que requiere más estudio, oración y caridad, tengamos prudencia y paciencia, sin buscar novedades sólo por ser novedades, y sin huir de nuestras raíces.

http://fraynelson.com/homilias.html.


No hay comentarios:

Publicar un comentario